“La creencia de que la propia visión de la realidad es la única realidad es la más peligrosa de las ilusiones.”

Paul Watzlawick.

La Terapia Familiar Sistémica es un modelo de psicoterapia que implica una comprensión circular del problema o patología, más allá del concepto de causalidad lineal imperante en otras teorías psicológicas. En ella, un individuo es una entidad que interactúa dentro de un sistema de relaciones donde se intercambia información de forma recíproca.

De esta manera, la Familia es percibida como un sistema relacional, capaz de autorregularse, donde la conducta de un miembro de la familia no puede entenderse separada de la del resto.

Cuando la familia solicita ayuda a un Terapeuta Familiar, este observa las secuencias de conductas (sintomáticas) que se repiten en el tiempo y que dan lugar a las reglas de funcionamiento de cada familia.

La Terapia Familiar se encargará del cambio en los procesos de interacción y comunicación y de encontrar mecanismos más adaptativos que le permitan resolver los problemas.

¿Me puede servir a mi la terapia familiar sistémica?

atfrm_familiaTodas las familias pasan por transiciones, momentos tras los cuales entran en crisis, crecen y cambian. Algunos de estos cambios se deben al propio ciclo normal de desarrollo; Como el que se produce ante la aparición de un primer hijo en la familia, donde además el bebe requiere una forma nueva de actuar de cuidado que modifica las relaciones de los adultos que conviven en el mismo hogar. Otras veces en las familias se dan otras circunstancias como por ejemplo: problemas de conducta de un niño en el colegio, enfermedad física de algún miembro, problemas de pareja, problemas alimenticios, de adicciones, etc. Problemas, en definitiva, que también requieren un nuevo ajuste entre los miembros de la familia para poder encarar los problemas.

La Terapia Familiar es una forma de psicoterapia que tiene en cuenta el funcionamiento familiar en conjunto. Trabaja con familias, entendiendo que a través de las potencialidades que poseen y de la coparticipación mutua, pueden dar solución a los problemas. Dicho de otro modo, la familia que presenta el problema también dispone de la solución (solo ha de encontrarla con ayuda del profesional – Terapeuta.)